jueves, 4 de mayo de 2017

Te quiero tanto

Cuando te recuerdo, en automático, se me olvida como respirar,
y cojo el aire con las manos para llevarlo hasta mi nariz.
Ya ves que decir que te he olvidado es como querer jugar a las escondidas en una casa de cristal.

Algunas noches he tenido que ahogar mis sueños en un vaso de whisky y un par de hielos,
y entonces comienzo a dar consejos a las chicas,
consejos que sólo conducen a mi cama
como medida para repartir mi soledad.

¿Qué sos vos que me dueles tanto?
¿Qué placer es el qué te llena al escuchar mi llanto?

                    He decidido tatuarme en la espalda tu silencio y darle la espalda al mundo.
               Volverme insoportable,
atrincherarme en la arrogancia,

hasta que no quede duda alguna que aún, aún te quiero tanto.