sábado, 29 de abril de 2017

Marina

Marina, fui a buscarte al mar, 
hice por ti lo lógico, 
cuando vos no obedeces la lógica por nacimiento.

Por ti debo hacer todo lo ilógico como tratar de gustarte 
cuando sé perfectamente que me sobra para eso en mi cuerpo cierta parte. 

Qué tu prefieres en lugar de puentes los canales. 
Que tú y yo sólo podemos ser carnales. 
Qué es más fácil que nos tomemos a golpes que a besos. 
Qué en tus dedos son amargos los cerezos cuando un hombre decide reclamar tu cuerpo.



Marina que no es del mar, 
que es de la mar, y del amar que no es conmigo,
que es de las olas, 
de las playas,
de las palmeras... sin cocos. 

Marina que no acepta que la navegue un capitán, 
que prefiere una bella fragata antes que el lío con un porta aviones. 
Ojalá algún día me dejes navegar por tus aguas infestadas de tiburones.