jueves, 23 de marzo de 2017

Verdad y Amor

Observé las lágrimas de una niña recorrer sus mejillas sin saber ella porqué.

He sentido la mirada de mi madre venir desde terrenos que nunca he de conocer.

Estando tan solo a un paso de la muerte, sólo pensé en volver.

He sentido entre mis manos el poder que no da ninguna cuenta bancaria a través de la falta de fuerza.

Saludé de mano a todos los hombres del mundo y tan sólo se me ha roto un dedo.

¿De qué se llena aquel que está solo en la vida?
¿De qué se llena la vida si sólo nos dedicamos a estar solos?

El vacío espiritual nunca ha llenado ningún recipiente.

Yo soy todos aquellos que lloran y que ríen, y que rezan y que maldicen.
Soy todos aquellos que salvan vidas y que matan, que se suicidan y sobreviven...
y a veces me duele tanto...