sábado, 25 de marzo de 2017

Mi favorita

Estoy más cerca de nada que lo que estuve nunca de ti.
Siempre te pienso caminando hacia mí con tu lencería,
mi favorita,
la que te fue dada para librar tu más grande batalla: el amor.

El mundo se está yendo al carajo,
o tal vez soy un poco precipitado pero la verdad es que siempre lo he sido,
por eso hoy te escribo para no llamarte,
y preocuparte un poco con estas noticias extremistas.

Quizá sí quisiera preocuparte y decirte que la vida se nos termina
y que no aguanto esperar otra para podernos encontrar.
Y como podrás darte cuenta: prefiero pensar que hay otras vidas en las que podemos estar juntos a aceptar que siempre estaré sin ti.

Últimamente relato más mi vida de lo que la vivo.
Eso no está bien,
pero hay tantas cosas en el mundo que no están bien,
que a uno no le queda más que danzar la danza de las equivocaciones como todos los demás.

Salí una tarde sin ti, y regresé una mañana contigo atravesada en mi garganta,
hablando por mí,
respirando por mí,
dejando de respirar por mí...
¡¿En qué carajo pensabas cuando ya no me dejaste hacer nada?!