jueves, 24 de noviembre de 2016

Donde quisiera estar

Cuándo me pregunto si estoy donde quisiera estar,
la respuesta es tan sencilla cuando me encuentro en tus brazos,
completito, en una sola pieza,
con mi cuello sosteniendo mi cabeza.

Luego te vas lejos, y me vuelvo tan infeliz.
Hay pedazos de mí por donde sea,
y entonces corro en todas direcciones al mismo tiempo
porque no hay mayor infelicidad que ser feliz sólo a ratos. 

La vida se me desgasta,
con tanto presta, presta, ya no me alcanza.
Ahora ¿Quién pagará los tragos que me cuesta olvidarla?
¿Quién cargará en su conciencia las veces que me pasa la vida por su garganta?

Terco que he sido,
soy,
y seré.
Nadie me hará cambiar nunca de parecer.
Soy un winner jugando a perder.
Un mazo jugando a ser un palo inservible 
mientras detiene un pedazo del tiempo.

Cuándo me pregunto si estoy donde quisiera estar no soy más que el anuncio de mis propias tempestades.
Se filtra en mi lengua un aire frío
que me dice que es mejor cerrar la ventana,
y que guarde cualquier pregunta mientras vos no estás...