sábado, 31 de diciembre de 2016

Llenos de magia

Hay lugares donde no sucede la navidad,
donde no existen los calendarios y los años todos los años son lo mismo.
Hay lugares donde no existe un separador para los intervalos del tiempo,
y el viento circula sin restricción alguna.
Hay lugares donde los abrazos pierden la fuerza y la magia,
donde las sonrisas son sólo huellas fosilizadas en las paredes,
y los fuegos artificiales relampaguean en el lejano cielo invadiendo solamente con el eco
como recordatorio de nuestra soledad.
Hay lugares que no permiten comenzar de nuevo,
que nos amarran y no nos dejan mirarnos otra vez al espejo.
Hay lugares donde los brindis son una película muda
que sólo vive dentro del televisor.
Hay lugares donde estamos,
y otros donde no.
Que bueno que hoy estamos aquí, llenos de magia. 

jueves, 8 de diciembre de 2016

A José Antonio Peña

Padre, te amo, no sabes cuanto, y cuanto te admiro, siempre te presumo. Quisiera darte un abrazo no sólo hoy, sino todos los días. Cuando estoy contigo me siento tranquilo, siento que soy un niño de nuevo y que nada me va a pasar estando a tu lado. Crecemos y nos hacemos viejos, y tenemos caminos diferentes, pero el amor conoce sólo un camino: el verdadero, y ese camino es el que seguimos. Feliz cumpleaños padre.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Donde quisiera estar

Cuándo me pregunto si estoy donde quisiera estar,
la respuesta es tan sencilla cuando me encuentro en tus brazos,
completito, en una sola pieza,
con mi cuello sosteniendo mi cabeza.

Luego te vas lejos, y me vuelvo tan infeliz.
Hay pedazos de mí por donde sea,
y entonces corro en todas direcciones al mismo tiempo
porque no hay mayor infelicidad que ser feliz sólo a ratos. 

La vida se me desgasta,
con tanto presta, presta, ya no me alcanza.
Ahora ¿Quién pagará los tragos que me cuesta olvidarla?
¿Quién cargará en su conciencia las veces que me pasa la vida por su garganta?

Terco que he sido,
soy,
y seré.
Nadie me hará cambiar nunca de parecer.
Soy un winner jugando a perder.
Un mazo jugando a ser un simple palo
que sirve para nada mientras detiene un pedazo del tiempo.

Cuándo me pregunto si estoy donde quisiera estar no soy más que el anuncio de mis propias tempestades.
Se filtra en mi lengua un aire frío
que me dice que es mejor cerrar la ventana,
y que guarde cualquier pregunta mientras que vos no estás...

martes, 18 de octubre de 2016

Hablando de amor

No sé como alguien puede hablar de amor y no mencionar tu nombre.
... quisiera reventarles mi copa en la cara, escupirles, y darme la media vuelta.
luego pienso en el whisky, en mi saliva, en la vuelta, y me contengo.

¿Qué van a saber de amor hablando de otra cualquiera?
Me siento triste a veces por la ignorancia de la gente,
por hablar de lo que no conocen, y hasta presumirlo.

Todo mundo me dice que no sé estar sin ti
-como si alguna vez hubiesen estado contigo-.
Hablar resulta tan fácil cuando se nace con boca,
pero no saben lo que es nacer en tu boca,
lo que es estar lejos de tus labios en el preciso instante después de haberlos besado.

En la mesa hay más de una mujer que asegura no creer más en el amor,
que sabe bien como son los hombres,
que somos unos ingratos que no pensamos más que en follar.
Y mientras agitan su bebida, y con ella el alarde de sus ideas de no volverse a enamorar jamás
nuestras miradas fraguan ya un plan para matar dichas verdades en la cama.

jueves, 6 de octubre de 2016

Manicomio

Siempre te amé
tal vez más allá de lo que un hombre debe intentar amar.

Crucé de punta a punta el campo de batalla del dar y tomar.
Pasé de la conquista dictatorial
a una débil democracia de uno.

Hoy escribo y escribo,
literalmente sin sentido,
porque he encontrado mi suerte, la suerte de haberte perdido.
Qué de esa suerte están hechos los poetas,
que todos los demás de nuestras palabras son marionetas
que esto, que el otro
que sí fui yo, yo no fui.

Se avecina una una revolución.  
un golpe de estado,
una devolución,
ya el último beso ha sido dado.


Debería existir un lugar para el que ha perdido el corazón como lo hay para el que ha perdido la cordura,
quizá con un nombre distinto, y nada más. 

Días pasados

Y después de todo no se trata más que de eso:
días pasados.


Aferrarse a ellos no es bueno, porque simplemente
es un esfuerzo desperdiciado. 
¡Nada va a volver! y aconsejan los sabios: tampoco tú vuelvas, 
no vuelvas a donde fuiste feliz, y agrego, 
a donde fuiste infeliz mucho menos... 

¿A dónde vamos con la mirada tan enterrada en el suelo?

Cuando pienso en algunas mujeres -ahora que me sobra el tiempo por las noches-
me sudan las manos...
hay un par de las que no recuerdo su nombre -si es que alguna vez lo supe-,
que de recordarlo lo pronunciaría en honor a su destreza para moler mis huesos con sus caderas.

¡Tú!... ¡tú!... ¡tú! 

El buen sexo, considero, debe parecerse a la muerte,
y no es que haya muerto muchas veces y nunca haya tenido buen sexo, sino lo contrario;
quedas hecho polvo, en lo que dicen después de una vida nos convertiremos,
además que todo el aire del mundo no parece suficiente, 
como si los pulmones quisieran carne y no oxigeno.

Hay veces que me siento tan apartado de la realidad que ver mis calcetas cubriendo mis pies mientras hago el amor
es lo que me hace realmente saber que estoy vivo -pienso-
y afortunadamente tan imperfecto como siempre lo he sido.


(Los poetas parece que nacemos para nada,

para perder constantemente como la única forma de poder ganar "algo").

Pasado de días sumados y restados,
presente anti aritmético.
He vivido más en otro tiempo

del que vivo en el ahora.

¿Qué si quiero desperdiciar mi tiempo?
¿A quién pertenece la muerte que se llora tanto, al que vive, o al que muere?



Vámonos riendo

Entre risas y risas te digo que te quiero
Entre risas y risas te digo que me olvides 

No he aprendido a ligar la sonrisa con sólo los momentos felices de la vida, 

o tal vez sí, pero me es demasiado inhumano para con los demás el aceptarlo.  

lunes, 26 de septiembre de 2016

jueves, 15 de septiembre de 2016

Ella era como el fuego

Ella era como el fuego,
pero no exactamente como el fuego,
sino algo más,
ella era como esa ceniza que nunca se apaga...

Ella era permanente.
Llegó para quedarse.
No hizo ningún ruido,
y se adentro entre la selva de mi saliva, 
como se adentran los soldados en las filas enemigas.
Estaba lista para aniquilarme.

Desconozco a ciencia cierta
desde cuando fraguó este plan,
debe tener unos 15 o 20 años
pero lo cierto es que me ha dejado en jaque.

¡Esperanzado a las reglas, al juego limpio! -como buen perdedor-. 
¡Esperanzado a que te canten una jugada prohibida para creer en verdad que no soy tan ingenuo!

¡Mate!

Ella era como el fuego,
y yo la hierba seca que entre caricias se hacía humo.
Leía su nombre en las llamas, y lo gritaba entre crujidos.

Ella era como el fuego,
y yo la hierba alimentada por el viento.
Ella era como el fuego,
pero un día, como el fuego,

se apago... 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

¿Qué es el amor para mí?

Ella tiene no más de veinte
y yo no menos de treinta,
todo a mí al rededor huele a campo
cuando se acerca a mí en ese vestido blanco con flores negras

Estoy enamorado de ella,
y ella no lo sabe,
o lo sabe pero no lo quiere saber.

Me siento un tonto hablando de cosas tan serias
en una realidad sin hierba,
donde la oferta y la demanda es tan dispar
que se encarecen los sentimientos.

Pero debe saber que yo la quiero bien,
aunque también es preciso que sepa que la quiero mal en esos ratos que la veo alejarse de mí...
moviendo mi mundo de lado a lado.

anoche la soñé,
y le he dado un beso...

Es posible que a estas alturas no lo sepa...
Pero ¿Qué es el amor para mí?

martes, 13 de septiembre de 2016

A veces

A veces sólo pienso en encontrarte por la calle,
en tropezarme contigo por accidente
-de esos que no cubren las aseguradoras-

A veces sólo pienso en dormir junto a ti el sueño largo de los enamorados,
de despertar y que sigas estando a mi lado;
de comerme el pan de tus besos en el desayuno,
que después de los buenos días las dudas no queden en ninguno.

A veces sólo quisiera atravesar todas las puertas del mundo
hasta estar seguro que no voy a encontrarte nunca más
para entonces, en verdad, empezar a buscarte.

viernes, 12 de agosto de 2016

La mujer que no tengo

Hoy desperté a tu lado y fue entonces cuando me enamoré de ti,
tú, la mujer que no tengo.
Me enamoré de ti,
de tu espera, de algo más allá que el vacío que te anuncia,
me enamoré del instante en el que aparecerás.
Redundante.

La mujer que no tengo,
esa que sabe como volverme loco,
que no me habla, y hace como que no existo;
la que vuelve mis ojos girasoles sobre el desierto,
la que calienta mi cabeza más que mi cuerpo,
esa que desaparece cuando toca por primera vez mi cama,
la que sólo habla en mis pensamientos,
y que doma cual caballos salvajes mis sentimientos.
Que se hace carne en fines de semana
pero nunca un lunes mi presencia reclama,
esa que tiene por rutina estar lejos de mí
la que espero jamás tener, 
pero sí poseer...

para que lo nuestro sea eterno. 

Verdad/Mentira

El mar creció
y dejó de ser tan mar
dejó de acercarse a mí,
olvidó de bañarme con sus olas,
se dedicó simplemente a mirarme,
a pensarme.

Empezó a vivir como un viejo,
y empezó a hacer planes para viejo,
olvidando que mis brazos eran fuertes para acariciarlo una y otra vez...

¿Qué sería de la vida
sin la mentira que le da vuelta a la verdad para poder seguir creyendo?

Viernes

Es viernes ya y la semana para mí ha sido un lunes eterno,
resolviendo temas "importantes" sin importancia -al menos para mí-.

¿Qué es eso de vivir muerto, para vivir tan sólo un día a la semana,
y encima preocuparnos por la fisiológica muerte?
como si la última en verdad fuera algo malo. 

...Los primeros rayos del sol son su comida favorita,
junto con las risas, y los ratos con los amigos.

Engordamos nuestra muerte,
la criamos como a un hijo,
hasta que es lo suficientemente adulta para tomarnos de la mano
y mostrarnos la salida.


Es viernes ya y tengo la cabeza llena de tonteras,
pero por increíble que parezca mi ansiedad hoy está tranquila,
he vuelto vivo, y a su vez un poco más muerto
de una larga, larga, batalla.

miércoles, 20 de julio de 2016

¡Bum!

Decir la verdad nunca ha sido jugar con mi mejor aliado,
pero hoy tengo que jugar con él porque me has hecho sentir como un desgraciado.


Disculpa por no darte los sís a los que te han acostumbrado,
pero analicé todos los finales posibles,
y no veo nada entre tú y yo plausible:


Actúas como si el mundo te estuviera en deuda,
pero yo a ti no te debo nada,
y lástima que ya no podes poner el seguro a esta granada
que dejaste sobre nuestras ganas...

Nadie debe ser un patriota donde no existen naciones.


Au revoir
¡Bum!

lunes, 20 de junio de 2016

¿Quién como tú?

¿Quién como tú para recorrer tan largas distancias?,
como un ave vas y te posas sobre el viento que se tiende a 230 kilómetros por hora, elegante, sonriente,
con esa mirada que todo en verdades no dichas convierte,
y que le hace un favor al mundo, lo matiza como un lugar bueno
del que nadie busca a cada segundo la salida.

Reflexiono que no hace falta nada para enamorarse de ti,
y a su vez hace falta tanto, 
porque no sé si alguien se atrevería a equivocarse contigo 
con el riesgo que implica el fracaso:
joderse el resto de la vida.

Poco a poco te alejas de mí,
y mientras mis dudas me amarran los pies vos te amarras a mi olvido,
y yo te veo desde aquí,
el lugar veintidós de este tren más largo que mis esperanzas para contigo,
lo acojo como el balcón de mi casa cuando niño, 
y te vuelves la luna más bella que he visto que se desliza a mi al rededor.

¿Quién como tú? Añoranza.

jueves, 19 de mayo de 2016

No dije nada

Así como llegó se fue, 
sin decir absolutamente nada,
sin proclamar nada, sin memorias de cuna, 
y sobre todo: sin arrepentimientos.

No la espero, y ojalá vuelva.

La espero, pero ojalá no vuelva nunca más.

¡Qué mal resulta para el poeta sanar el alma!
dejarla en calma, no voltear a verla.
¡Qué mal resulta la muerte para el poeta cuando ésta no llega!

Pero efectivamente, 
todo va conforme al plan
¿Lo han notado?
efectivamente, no hay plan.

¿Viento a babor, o motores calientes?
La corriente es tan fuerte que no queda más 
que hallar un nuevo sentido a la palabra "avanzar"
antes de intentar beberse todo el río, lío, capullo. 

Ahogado. 

Río abajo, es cuando todo suena distante,
pero a la vez más fuerte.

Las palabras no pronunciadas son las que más retumban en nuestros oídos,
como las olas que no desembocan por chocar con el acantilado.
Adiós, no lo he oído, adiós.
No dije nada.


No somos

¿Qué es una cama sin nosotros dos?
¿Qué son tus labios sin los míos?
Siguen acaso siendo labios,

y, ¿qué es mi tiempo sin ti?
¿es acaso tiempo?

la vida es un balance entre el no ser y el ser,
porque nada es lo que es cuando no se usa para lo que se quiere.

Todos los pasos que dimos sobre la luna parecen caer todas las noches sobre mí.
Maldita la gracia que nos hace seguir juntos cuando estamos separados.
Porque la impotencia toma forma en tantas mujeres que han pasado sobre mi cama,
cuando esta es una cama para ti.

Parece que el juicio que no llegó, ha llegado a su resolución: No somos.

lunes, 25 de abril de 2016

Lluvia

Tu llegada ha sido más anunciada que las lluvias de mayo
en pleno febrero, 
e impaciente como suelen ser los que aman
me devoro los segundos que se interponen entre nuestras miradas,
entonces pienso en el paisaje sinuoso que ofrece tu cuerpo,
en el atardecer complacido que es para mí tu cuello.


Pienso en si te merezco,
en si debo conocerte y así empezar a estropear lo nuestro,
en si debo alejarme del principio para postergar el fin,
aunque confieso, contigo quiero muchos finales.

¿Sabes que sos una diosa?
Porque sólo vos podes aliviar mis más grandes necesidades,
mi necesidad de amor se ha vuelto una necesidad de ti,
de tus alas, de tu espacio,
del placer que has venido robando con el tiempo a los años.

Te he construido un altar en mi cuerpo
donde te celebro, donde te guardo,
y prendo cirios por cada una de las noches que vienen
en las que estaremos abrazados,
en las que lo único que importa en el mundo es tu silencio vertido sobre mis brazos que dice todo lo que sólo he de entender yo y nadie más.

Confieso que desde que te espero me he vuelto todo lo que pasa, y vos en la absoluta razón por la que pasa algo. 

Ya abril termina y pronto llegará mayo,
y yo camino de lado a lado
tratando de engañar la incertidumbre que da lo cierto,
y me despido del espacio inerte de mi lado izquierdo,
disfruto los últimos segundos del silencio que aún reina sin tu estruendoso cielo...
porque en efecto, las lluvias me han mojado. 


domingo, 17 de abril de 2016

Día

En la oscuridad que anuncia la mañana
se escucha un grito
tan agudo que quiebra el alma.
Él anuncia su llegada entre la bruma que nace en el ojo
de aquel que nunca descansa,
se erige recto ante la noche que atiza la nostalgia
de alguien que se fue sin decir nada.
Lo cubre todo con ese sonido estruendoso que sólo el silencio lo compara.
Camina entre calles, veredas y barrancas,
descalzo, porque entonces toda la tierra calza.
Es entonces cuando todo se vuelve día y nuestra esperanza lanza mil alabanzas...

¿Hay manera de convencernos todos los días de que realmente estamos vivos?

Cíclico


Me muero por estar entre tus piernas,
entre tus pensamientos,
entre la bola de humo en que a veces nos convertimos.

Volemos juntos a cualquier sitio, sin mirar.

Tengo sed de que me digas mil veces adiós adiós y saber que mil veces volverás, 
quiero que nos condensemos como la lluvia,
y caigamos juntos para inundarlo todo,
para hacer charcos de ti y de mí por donde quiera,
y saber que, de nuevo, volveremos a encontrarnos en el mar.

Sin pensar

¿Y si pudiera yo andar sin pensar?
Sin analizar todo aquello que me pasa,
Sin echar a andar este cerebro podrido.

Me he dado cuenta que estoy preso en esta jaula
y rayo las paredes con todas las mujeres a las que he perdido,
y veo aún suficiente espacio para las que vendrán.

Me hago promesas que no llegan más allá de lo que se consume mi siguiente cigarrillo.
Ah, si simplemente pudiera saltar sobre ti y acallar todo lo que en mis oídos es como un zumbido.
Tú eres mi verdadero silencio, la única que no descansa sobre las paredes de mi mente como un desfile de cerillos.

Tú eres quien envuelve todas mis preocupaciones en un etéreo abismo de intrascendencia.

¿Dónde estás? Que ahora sólo quiero caer tan rápido en ti de modo que el vértigo me consuma las entrañas,
tomar por el culo a mi esperanza hasta que me diga que es la única a la que he perdido, y no todo lo demás.

Mi Playa

Me he embarrado un poco de tiempo entre las manos para acariciarte,
para despojarte de tu ropa, más lento de todo lo que me es posible.

Te he escudriñado poro a poro.
Quiero conocer todo de ti,
caminarte por completo,
desde el borde de tus ojos marrones, 
hasta el borde de tus pezones.
Encerrarte en mis pensamientos sin derecho a pausas.
Tirarte por el acantilado de mis ganas, 
para que caigas directo sobre mi desnudez.

Eres como una playa en la que me siento a ver las olas del mar romper, 
mientras el sol baja de a poco, 
y la arena suspira de abandono.
Una playa donde el viento acaricia las palmas,
y las palmas se recuestan sobre su pecho.

y nadie más te mira que yo.

domingo, 6 de marzo de 2016

Los universos en que no te tengo

Te creí tan mía que ahora me falta parte del pecho.
Confié tanto en tener derecho que olvidé que existe el izquierdo.
Convertí lo nuestro en una cofradía en la cual las reglas no fueron compartidas,
razón por la que ahora te comparto en mis sabanas frías,
en este mundo de despojos voluntarios, de pájaros en jaulas, de cantos de prisión convertidos en alegres ironías de libertades entre comillas.

A veces, sinónimo de siempre, te busco a la vuelta  de cada esquina, y me engaño llamándote por tantos nombres, y acariciándote en tantos cuerpos que solo desdibujan mis labios como el premio de consolación que recibe el esfuerzo que no conoce la victoria, esfuerzo huérfano de padre y madre, carente de vestiduras y rico en inútiles añadiduras, residuo de un amor. Un recuerdo.

Fácil resulta todo cuando puede escribirse y difícil cuando no puede decirse, cuando cada acción se convierte en un tabique que pegas con cada una de tus palabras, y vas de a paso sin darte cuenta construyendo tu cárcel, la cual inauguras con tu cadena perpetua, y no te queda más que renunciar a tus derechos, porque no hay abogado que salve la dignidad de un amor desperdiciado.

Ahora tengo sueños de vidas que siempre quise,
y derrocho cosas que nunca tuve.
Me he otorgado la jubilación emocional,
que hace que toda esta verborragia resulte en mí,
y que contradiga todo lo que digo.
Mientras soy la suma de todos lo universos en que no te tengo.

viernes, 26 de febrero de 2016

De enamorarse, y otras piedras.

Podía sentirla como una bala atravesando mi cerebro,
entrando por la sien limpiamente de lado a lado,
haciendo pedazos cada una de mis creencias más estúpidamente arraigadas a otros labios.

Me dejó inmóvil,
y cada vez más cerca del suelo.
Cuando toqué la palma de su mano estaba completamente perdido,
ella ya reinaba en mí.

Aniquiló todas las tonterías que fui aprendiendo a través de los años del amor para clavarme a la cruz de sus deseos.

Yo la quería y ella me tenía.

Hace apenas unos días había perdido todas las esperanzas de volver 
a enamorarme,

menos mal que a ella esa noticia no le llegó.

Noches caducadas

¿Quién me devolverá estas noches en las que sólo me dedico a contemplar tu ausencia?
Noches caducadas,
noches que han debido llegar a mí antes de ti, y no ahora.

Se quedaron perdidas en el tiempo para alcanzarme en este momento.Eres la navaja con la que cortaría mis venas,
pero no estás...
Eres ese espacio vacío entre mi tercera y cuarta costilla
por el/la que mi co/razón divisa aún tu despedida,
Porque cada hora que pasa le pesa,
y no encuentra consuelo en el tiempo que lo castiga con su indiferencia.

El día se ha vuelto un parpadeo y la noche es el ojo que no descansa;
Y yo, sin ti... y tú, sin necesitar nada.