lunes, 19 de enero de 2015

Nada que escribir por ahora

Nada que escribir por ahora,
nada que sentir,
a nadie quien escuchar.
Creo que todo mi cuerpo sobra en este momento,
o yo le sobro a todo mi cuerpo
y tú estás tan lejos
que la distancia pone un "in" a tu existencia,
dejando (irresoluta) sin resolver mi ecuación.

Recuerdo cuando te vi por primera vez:
Entraste por mis ojos como uno de esos sueños recurrentes,
pateando un déjà vu por cada uno de tus pasos,
con mi insomnio bajo tu brazo.
También recuerdo la última vez que te vi:
Ya no eras tú completamente,
eras un poco más y a la vez un poco menos tú, 
eras un poco más alguien más,
y a la vez un poco menos yo... 
hasta que me quedé sin ti,
sin nada que escribir... por ahora.