lunes, 19 de enero de 2015

Nada que escribir por ahora

Nada que escribir por ahora,
nada que sentir,
a nadie quien escuchar.
Creo que todo mi cuerpo sobra en este momento,
o yo le sobro a todo mi cuerpo
y tú estás tan lejos
que la distancia pone un "in" a tu existencia,
dejando (irresoluta) sin resolver mi ecuación.

Recuerdo cuando te vi por primera vez:
Entraste por mis ojos como uno de esos sueños recurrentes,
pateando un déjà vu por cada uno de tus pasos,
con mi insomnio bajo tu brazo.
También recuerdo la última vez que te vi:
Ya no eras tú completamente,
eras un poco más y a la vez un poco menos tú, 
eras un poco más alguien más,
y a la vez un poco menos yo... 
hasta que me quedé sin ti,
sin nada que escribir... por ahora.

domingo, 4 de enero de 2015

Mis intentos fallidos de enamorarme

Mis intentos fallidos de enamorarme obedecen a la razón de su existencia, 
y a la vez de su ausencia.
Me doy de golpes con otros cuerpos como un perro sordo y ciego 
movido por el hambre incontrolable del sexo, y nada más.

Aún puedo dibujar con mis labios la forma de su cuerpo
beso a beso, 
y soltando un par de palabras doy vida a sus rubios cabellos.
Ella era como una copa de vino en mis manos, 
transitoria,
arrancándose la piel, 
moviéndose de lado a lado,
lista para ese primer sorbo que conduce a un eterno pecado.

El recorrer de las yemas de sus dedos por su vagina partieron en dos mi mundo, 
verdad/mentira,
estaba seguro de ella, y al mismo tiempo dudaba de mi propio nombre.
Mantuvo sus ojos cerrados, y yo no podía ver otra cosa que sus adentros 
como una cascada de la que caían cada uno de mis días venideros.
Sus piernas tan largas, blancas, y torneadas, 
puerta a un lugar más allá de todo lo que es posible olvidar
que abrí de par en par
para entrar suavemente, 
como cayendo en los brazos de la muerte,
ahogándome de a poco de ese olor a quemado que nacía en el ojo del otro.

Ya no entiendo otra forma de hacer el amor que no sea quemando todo,
porque su amor me dejó en llamas,
y ahora voy por ahí volviendo cenizas a todas las que no son ella,
en uno más de mis intentos fallidos de enamorarme.