miércoles, 21 de mayo de 2014

Suma de ausencias - 1

Tan sólo buscaba un poco de placer en tus caderas y ahora me encuentro invadido de tu ausencia, realmente solo. 
Hasta hace un par de días eras mi causa perdida, y ahora estoy perdido por tu causa.
¿Por qué no vienes esta noche, o en el día? ven en tus sueños, a deambular por mis absurdas rutinas, tal vez así dejaría de ponerle un precio tan bajo a mi autoestima.
Que inútil se vuelve la serenidad de un whisky y un cigarrillo si no puedo culminar contigo en la cama.
Hoy no ha sido un buen día y la noche sin ti no es mayor consuelo. 
¿Es que no te basta con ser dueña de ti misma que ahora me tienes pensando en ti a todas horas? mis dedos por mi teléfono se deslizan en lugar de hacerlo por tu vagina.
Quién viera lo alumbradas que son ya mis noches con tus días, benditas ganas de soñarte, de hacerte mía, sólo mía, que seas más mía que mi propia muerte, y tan ausente como una continua despedida.
Tu nombre se ha vuelto el núcleo silábico de cada palabra que diga...
Espero verte pronto, muy pronto, más pronto de lo que me dura la vida.

martes, 13 de mayo de 2014

¿Cómo escribo que te olvido?

Te escribo un poema con el silencio de testigo,
pero tus recuerdos me roban las palabras para describir lo que es tu olvido;
te escribo solitario y de soslayo te miro,
escucho todo aquello que no dices,
escribo todo aquello que no digo cuando estoy contigo.

Punto y seguido, versos transversos
¿Cómo te olvido?
¿Cómo lo escribo?
¿Con que palabras se pronuncia tu ausencia?
¿Con que mirada me respondo al espejo cuando intento conversar conmigo?
Cuando me pregunto ¿Por qué sin ti vivo?


Si vivo en lo no existente de nuestra historia,
en los recuerdos de nuestra vieja gloria,
si vivo no sé si vivo…
Si la noche baila sobre mis hombros al ritmo que tu risa sale de mis oídos,
baila, baila y se sacude el tiempo perdido,
hace mi café más amargo
y a tu adiós le ha puesto el murmullo que nunca ha tenido…
Y yo sigo perdido en esta persona en que la falta de ti me ha convertido,
explorando cada rincón de este mundo desabrido, 
arrodillado entre las fauces del gigante muerto que con sus manos forjó nuestro idilio.

¿Cómo te escribo?
          ¿Cómo lo olvido?

domingo, 4 de mayo de 2014

Guerra

Y es que el mundo es muy peligroso
una guerra constante, 
en el que uno, 
lamentablemente, 
corre el riesgo de enamorarse...