martes, 25 de junio de 2013

Confesiones a destiempo II

Esta noche en la que las cosas parecen cambiar de lugar, y de nombre,
En la que mi carne muerde a mi boca,
y en la que tú has de llamarte ausencia y yo resignación.

Esta noche en la que mi cama me arrastra hasta tus pies,
y no me deja levantarme.

Esta fiesta de las sombras embriagadas con mi desvarío
que me recuerdan que no hay nada más para mí que el dulce sabor en mis labios de tu olvido.

Esta noche que gracias a tu recuerdo es un poco más oscura,
en la que las luces sólo son una broma de mal gusto,
te recuerdo;
y te veo al fondo de cada vaso de whisky,
te bebo;
esta noche en la que el maldito tiempo viene y le pone a todas mis necesidades tu nombre,
y yo me escurro por mi garganta buscando mi voz para poder darte un grito... y me oigas de una buena vez:
Esta noche, te necesito.

domingo, 9 de junio de 2013

Confesiones a destiempo I

Yo ya no quiero más pastillas para mis noches sin sueño,
yo lo que quiero es mi cama caliente de tu cuerpo,
mis manos mojadas con tu sexo;
quiero ser libre un rato, pero no de mi libertad preso.

Ya no quiero hacer figuras con mi cigarro y decir tu nombre una y otra vez,
no quiero esperar cada noche un milagro, porque en dioses no sé creer;
¿Cómo te tengo que decir que lo que quiero es tenerte aquí sentada sobre mi falo?
Que seas tú y no otra quien se interponga entre mis ojos y ese enorme candelabro,
bañarme en tu savia, morirnos un rato,
ver tu cuerpo complacido devorado por gusanos,
enterrarte por completo,
desenterrarte hueso a hueso,
y amarte hasta el infarto.

Por estos días sin tregua ni trinchera,
días de tiros sin apuntar al blanco,
de segundos un poco más apresurados,
entre los que me he perdido para saberme necesario;
por estos días en los que sé que no hace falta valor y mucho menos ganas,
pero hace falta que el miedo nos devore las entrañas,
que al sol le salgan telarañas,
que del día se pierdan las mañanas,
y que la luna se vuelva una solterona amargada, se vista de negro y no salga de casa,

para entender que este mundo no es igual conmigo sin ti.