jueves, 6 de diciembre de 2012

Volveré a sonreír

Formaré un lago con todas las lágrimas que te he llorado y te lo dejaré en el cielo
Voy a levantar del suelo mis sueños y partiré hacia un nuevo comienzo
Y estando al pie de la puerta de salida volveré la vista atrás
Para decir adiós, al lugar de donde quise salir jamás.

Buscaré reconstruir con otros besos mi sonrisa
Calentar en otra piel mis manos
Refugiar en otra cama mis sueños
Compartir otra vez quien soy con quien yo amo.

Suspiro a suspiro me desintoxicare de ti
Latido a Latido me volveré sordo a tus pasos
Mi indiferencia te abrazará junto con esos otros brazos
y volveré a sonreír.

Mis ojos volverán a amarme
Mis brazos se reconciliaran con mis manos
Mis labios hablaran de nuevo con mi lengua
Mis pies serán otra vez la estrella que perdí en mayo
Y volveré a sonreír.

Ya no me hará daño pensarte entregándote
Ya no me hará daño saber que no es mía tú piel
Ya no me hará daño tú lengua en otra boca
Ya no me hará daño que en otra habitación te quites la ropa
Ya no me hará daño que hables de amor y no sea conmigo
Ya no me hará daño que en otro árbol construyas tu nido
Y volveré a sonreír...




Despreocupado.


Vaya que no tengo cabeza
Ni manos, ni piernas
Vaya que no tengo ya preocupaciones
Viento fresco de la vejez anunciada en mi cuerpo
Suspiros de lo perdido
Añoranza del pasado involuntario
Cabello lavado por rayos de sol
Mi Luna, solitaria, descuidada.

Vaya que no tengo ya ocupaciones
El sudor de mis manos andando por los ríos
Las risas mías buscando infinitamente tus oídos
Miradas corriendo hacia un espejo
Ignorantes de mi transparente reflejo
Rezos, canciones, plegarias
Azotes en tumbas vacías
Lagrimas cultivando la nostalgia 
Recuerdos cultivando la alegría. 

Vaya que no tengo ya preocupaciones, ni ocupaciones
Hoy estoy sólo contigo y sin ti, amada mía.