jueves, 6 de diciembre de 2012

Volveré a sonreír

Formaré un lago con todas las lágrimas que te he llorado y te lo dejaré en el cielo
Voy a levantar del suelo mis sueños y partiré hacia un nuevo comienzo
Y estando al pie de la puerta de salida volveré la vista atrás
Para decir adiós, al lugar de donde quise salir jamás.

Buscaré reconstruir con otros besos mi sonrisa
Calentar en otra piel mis manos
Refugiar en otra cama mis sueños
Compartir otra vez quien soy con quien yo amo.

Suspiro a suspiro me desintoxicare de ti
Latido a Latido me volveré sordo a tus pasos
Mi indiferencia te abrazará junto con esos otros brazos
y volveré a sonreír.

Mis ojos volverán a amarme
Mis brazos se reconciliaran con mis manos
Mis labios hablaran de nuevo con mi lengua
Mis pies serán otra vez la estrella que perdí en mayo
Y volveré a sonreír.

Ya no me hará daño pensarte entregándote
Ya no me hará daño saber que no es mía tú piel
Ya no me hará daño tú lengua en otra boca
Ya no me hará daño que en otra habitación te quites la ropa
Ya no me hará daño que hables de amor y no sea conmigo
Ya no me hará daño que en otro árbol construyas tu nido
Y volveré a sonreír...




Despreocupado.


Vaya que no tengo cabeza
Ni manos, ni piernas
Vaya que no tengo ya preocupaciones
Viento fresco de la vejez anunciada en mi cuerpo
Suspiros de lo perdido
Añoranza del pasado involuntario
Cabello lavado por rayos de sol
Mi Luna, solitaria, descuidada.

Vaya que no tengo ya ocupaciones
El sudor de mis manos andando por los ríos
Las risas mías buscando infinitamente tus oídos
Miradas corriendo hacia un espejo
Ignorantes de mi transparente reflejo
Rezos, canciones, plegarias
Azotes en tumbas vacías
Lagrimas cultivando la nostalgia 
Recuerdos cultivando la alegría. 

Vaya que no tengo ya preocupaciones, ni ocupaciones
Hoy estoy sólo contigo y sin ti, amada mía.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Horizonte




A un paso de mi te encuentras,
radiante, hermosa, descubierta,
mi horizonte termina donde terminan tus piernas.
Extasiada.
Dejas tu sexo descansar después de nuestra ardua jornada,
la sonrisa que dibujan tus labios tan sólo es el eco del placer.
Me cuesta esperar a que despiertes para que el amor nos vuelva a suceder.

Qué placentera es la vida cuando de tu vientre se respira.

A un paso de mí te encuentras
sin sospechar que eres nuevamente mía entre mis fantasías.
Sin sospechar que he pactado con el destino para que nunca te quite de mi camino. 

A un paso de mí te encuentras
y quisiera saber si tus sueños son tan míos como lo es tu cuerpo.

Te veo y veo el cielo,
y doy gracias a la luna por haberte hecho a la medida de mi vida... 
y al momento de mi tiempo.


lunes, 19 de noviembre de 2012

Inclemencia.




Habría que desaparecer cada kilómetro que nos separa con nuestras ansias,
crear atajos con besos,
abrir una cuenta en el banco para ahorrar tiempo,
para no desperdiciarlo sin vos.

Habría que juntar el día y la noche en uno solo
para no saber que el tiempo pasa,
para que la Luna charle con el Sol
y no me diga de ti todas esas cosas
que por maravillosas me condenan a mi soledad...





sábado, 3 de noviembre de 2012

¿Qué no me ves mujer?


¿Qué no me ves mujer?
¿Acaso no te das cuenta que cuelgo de tus labios? ¿Qué tengo que hacer para saber la verdad de las cosas? ¿Por qué no entiendo que en tu estómago hay mariposas? Pero ahora son de otro jardín.

¿Qué no me ves mujer?
Entregándote aquí mis pupilas, una ya más dilatada que la otra
Cabalgando sobre mi orgullo
Esperando tan sólo, tan sólo, un beso tuyo

¿Qué no me ves mujer?
¿Qué no me ves mujer arrastrarme entre las sombras de nuestro pasado?
¿Qué no me ves que tan sólo quiero estar todo el tiempo a tu lado?

Empiezo a creer que ya no es en mis labios donde la verdad profesas
Empiezo a creer que en nuestro amor, ya no florecen las promesas
¿Qué no me ves mujer?

Será que se ha malbaratado el tiempo
Será que la distancia ha cobrado ya su fundamento
Será que el será, carece ya de argumento. 

Me cuesta trabajo ya creer en todo lo que yo siento
Si cuando toco tu cuerpo, parece estar ya muerto.

Hoy le prendo una vela a la razón
Y le doy la espalda al corazón
Espero no arrepentirme de lo que hoy manifiesto
Pero sé que en ti, no existe más
Lo nuestro.






domingo, 28 de octubre de 2012

Por ti


Dejaré florecer mis palabras en mi pensamiento
Para dártelas, para entregártelas
Coloridas y perfumadas en un ramo. 
Te amo.

Dejaré fermentar mi aliento en tú vientre
Para que de cuando en cuando, me lo devuelvas, con el calor de tus labios
Más dulce, más sabio, más sano.

Haré todo lo que mis torpes manos puedan
Para no dejar que seas una mujer manca y vacía
Intentando tejer una nueva piel a nuestras vidas.

No quiero tu horrible despertar flotando en el mar de palabras podridas
Y toda tú, llena de nada
Desterrada de la fantasía
Aferrada a la pizca de dignidad, que guardamos para el último suspiro de vida

No quiero, no, no quiero 
Que mi único poder sea el contemplar en el horizonte las cataratas de sueños que se han quedado desbordadas en tus ojos
No quiero que seas presa de mi capricho y trofeo de mis antojos.

De ser en ti lo que no quiero,
Lo que no imagine en mis sueños
Te confieso entero
Que daré un paso atrás en silencio 
Me perderé entre las sombras de nuestro pasado
Me encerrare en un recuerdo
Refugiaré mi única esperanza en el tiempo
Apostaré a tu mala memoria, para tal vez, no volver jamás.








domingo, 21 de octubre de 2012

Ya te olvidé


Te he olvidado
Día tras día, noche tras noche, y entre mis sueños, tu nombre no he pronunciado
Ya no me falta el aire cuando sin tu mano camino
Ya tus huellas no están en mis suspiros

Ya te olvidé
Lo supe desde el momento en que vi de nuevo el atardecer
Y no me hizo falta tu cabeza en mi hombro

Yo, ya no te conozco
Lo supe al ver la luna, y no reconocer en ella tu rostro

Yo ya te olvidé,
Eres sólo cosa del ayer
El barco que zarpo al anochecer
Las cuerdas de mi guitarra ahogadas en el silencio de mi garganta.





Yo ya te olvidé... 

Hoy sólo te escribe... la memoria de mis manos 
Que tiemblan al acariciar el espacio en que no estás
Que nerviosas lloran por su amarga soledad
Que entre ellas aún susurran, que tú, algún día... volverás.







miércoles, 17 de octubre de 2012

A(mor)gonía.


Este amor agoniza
Con tu mano y mi mano apretándolo por el cuello
Asfixiándolo, insultándolo
Diciendo mudamente
Muere, muere, muere.

Somos cómplices de homicidio calificado, 
Amor denigrado
Matando a sangre fría lo que nos ha sido dado
Como lo más sagrado
Estúpida, por no ver que soy estúpido
Por no ver que esta vez, no lo resucitaré

Me odio, incansablemente, me odio
En el silencio, me odio
Odio mis brazos sin ti
Odio mis labios
Odio mis versos
Sin ti, me odio
Como me odian, mis pecados no cometidos
El encanto despreciado
Y las lineas ya chuecas, de mis manos

Este amor agoniza
Se retuerce y no lo sueltas
Suplica y no lo sueltas
Y yo... no puedo hacer menos.
Muere, muere, amor muere.








viernes, 21 de septiembre de 2012

Ya sin ti




¿Y que puedo hacer ya sin ti?
¿Que puedo hacer con mi mirada extraviada en donde no estás?
Nada puedo, nada quiero ya.

Mi cama te reclama
Estoy perdido en ella
Cada palabra mía 
Solo encuentra en el eco, la respuesta de tu ausencia
Hoy se que no hay vacío más grande
Que el sitio donde no estás.

Estoy ahogado en la impotencia
Encadenado al fondo de éste vaso de agua
A sabiendas que no volverás jamás.

Mis piernas no son tan fuertes
Como para soportar mi alma, desvanecida
Pero si son sólo palabras y más palabras las que golpean a mi corazón necio
Las que me dicen que no debo sentir lo que siento
Absurda terquedad de no querer ver la diferencia entre el final y darnos tan solo un tiempo.

Se va secando la vida de ilusiones
Castillos en el viento
Que jamás tendrán cimiento
Se va muriendo el amor
Se va terminando lo eterno
Y yo me voy quedando solo, solo, tan solo
Como sí mi cuerpo estuviera ya en el cementerio
¡Devorado por gusanos!
Olvidado por el tiempo...



Mujer sin marido




A veces me pareces tan ajena 
que siento que peco cuando estoy contigo
Eres como la mujer de alguien a quién he de conocer, alguien querido.
Me envuelve la culpa porque seas mi mujer 
y yo tu marido
Trato de llevar tu ritmo
Navego contra corriente, pero no lo consigo
Que amargos son mis sueños cuando estoy contigo
Solo, sólo yo y mi acalorado ombligo
Siento que tiemblo cuando de tú prestado vientre respiro
Mujer ajena, de mis deseos eres mujer, ajena
Mujer que no entiende que mi sed de amar sólo se calma cuando entre sus piernas resucito.
Ya no se que hacer para dejar de ser lo que soy contigo
Ya no se que hacer para no ahogarme en el iracundo caudal de este río
Dime tú, tu que lo sabes todo
Dímelo tú, mujer sin marido.




martes, 4 de septiembre de 2012

¿Por qué nuestras pláticas nunca terminan?




¿Por qué nuestras pláticas nunca terminan? 
¿Por qué se quedan ahí, así, 
colgadas del más fino y terso de los sentimientos?

¿Es que no nacimos para encontrarnos? 
¿para conocernos?
¿para sencillamente amarnos pues -como hacen los que se quieren-?.

He intentado acallar las voces que en mi susurran "búscala",
pero sólo he conseguido sus gritos,
y me consuelo tratando de entender las cosas,
no quiero quitar de mi camino las espinas porque quitaría también las rosas.
Voy día a día amaneciendo a las respuestas, a tus respuestas,
doy vueltas al rededor de mis deseos
y día a día me pregunto ¿Qué será de mi vida si nunca la tengo?
y mi silencio ha sido mi única respuesta.

Luego detengo un momento el tiempo, 
impido que la vejez siga mordiendo mi cuerpo 
y pienso, pienso en ti... 
pienso en sí tú, al igual que yo, te has hecho ajena a todo excepto a mí. 

No creo que en esta vida exista un tiempo y un momento para todo,

no creo que las distancias perdonen a los corazones,
no creo que nuestras lunas coincidan algún día en la misma noche.



martes, 24 de julio de 2012

Caminante

Tú, mi amante
Mi más apreciado instante
Mi pecado más concebido
La que detiene mis latidos

Tú, mi amante
Tan cerca
Tan Distante
Descobijas mi sueño
Creyendo que soy tu dueño

Tú, mi amante
En tu soledad elegante
Te vistes de promesas y desnudas con traiciones

Tú, mi amante
Tu la otra, la inconstante
A la que ignoro cuando la vergüenza me ignora
A quien niego cuando la moral me añora

Cuanto te deseo, mi amante
Cuando extraña el temblor tu cama
Cuando solo te acuestas a soñar con no ser un analgésico
Cuando tan solo deseas ser la querida que en verdad quiera

Tú, mi amante
A quien nada puedo darle
Quien llenando mi vacío ha encontrado el vago recuerdo de una vida...
Has de creer que soy tu príncipe cuando solo juego a ser titiritero
Más no puedo negarte a solas que te amo, te amo solo a ti.

Tú, mi amante
Yo, tu desamor
Atados al mástil del deseo en éste barco a la deriva
Confundiendo con amor el dolor

Tú, mi amante
Mi ir y venir a cada instante

Tú, camino
Sendero en mi destino
Tú, camino
Yo... un simple caminante.




viernes, 29 de junio de 2012

Me enojo



Cada vez que me disgusto por alguna de tus acciones
Me enojo, me enojo hasta el punto de que me grito
Dejo de hablarme por un tiempo
Y se arremolinan en mi mis sentimientos
Dejando un vacio justo en la boca del estomago, cómo el ojo de un huracán

Me ignoro
Reprimo mis más profundos deseos carnales
Me vuelvo cruel y despiadado
Dejo de quererme
Me castigo no durmiendo bien
Me castigo al no tener tu piel

No es fácil para mi reconciliarme conmigo
Ya que no me entiendo ni mucho menos me comprendo
Cuando todo tengo todo quiero
Cuando nada tengo todo quiero
Y siempre estoy vacío
Pero trato de ser tolerante
Aunque quien puede razonar con quien solo pone el pene por delante

Solo el paso de los días es el que me hace extrañarme
Y el silencio me dicta sin remedio volver a ser yo
Por lo que vuelvo a quererme, a consolarme
Vuelvo a dormir sin dejar de soñarte
Y vuelvo otra vez... a pedirte perdón.






martes, 22 de mayo de 2012

Esa noche

No puedo dejar de pensar en esa noche, esa noche...
Noche en que por primera vez fuiste mía
Donde lo que hoy nos separa nos unía

No puedo dejar de pensar en esa noche, esa noche
No puedo olvidar la manera en que dejamos nuestra carne fluir hasta nuestros sueños, incesante, ardiente, transparente...
Convencidos de que nadie nos juzgaría... Nos descubrió la luz del día
Fuimos nuestros propios dioses
Presos de nuestros instintos más feroces
Tal vez resignados a que nunca volvería a ser para los dos, de nuevo, de noche

No puedo dejarla atrás
Es un lastre que me ata al quizás
No puedo vivir con esta angustia del saberme solo
Desahuciado y solo
Despojado y solo

No puedo tener una noche más de lo mismo, no, no puedo...
Quisiera clavar en mi pecho estas palabras una a una hasta desangrarme en mi delirio de ti
Pero no puedo
No, una noche más sin ti en esta oscuridad implacable, alimentando mis venas
Tan fría, tan vacía... nublando mi razón de penas
No, no puedo

¿Por qué me habéis dejado a un lado?
Me atropella la razón
Me consume el corazón
Me envenena tu ausencia
Me asfixio en tu existencia

No puedo dejar de pensar en esa noche, infinita...
Eme aquí después del infinito
Solo, tan solo, tratando de ahogar la angustia en un grito

¿Cómo olvidar lo que tan cerca del cielo fue concebido?
¿Cómo olvidar que nuestros corazones en el fuego de la pasión han sido fundidos?
¿Cómo dejar de pensar en esa noche?
Si desde entonces no ha vuelto a salir la Luna...






sábado, 5 de mayo de 2012

Asesino confeso

Camino lento, contra mi voluntad...
Me acompañan el silencio, el miedo y la oscuridad

Todo parece desconocido matizado con el color de tu ausencia
Se ha olvidado de mí el olvido
Me ha calado tu presencia
Estoy donde quise siempre y nunca estar
Estoy en el mismo sitio
Solo que no ocupas tu lugar

Los recuerdos se me esfuman por la herida de tu partida
Sólo puedo sentir dolor recostado en tu tumba
¡Ahí! a un lado de tu costado
Esta noche no parece ser igual el pasado

Las estrellas parecen ocultarse de mi cielo
Tempestuoso y decadente contagiado por mí conciencia
Hoy me ha parido la tristeza...

Sigo mi camino con mi luto clandestino
La locura demanda mi mente
Mente perdida por una amante delirante
No controlo más mi desatino
Me he perdido por querer seguir tu camino

Mis pies arden en las llamas de la vergüenza
Pero es que he sido ciego al amarte
Para no darme cuenta que mis besos sobre tu piel solo envenenaban tus heridas
Heridas que lamias tras cada una de mis incesantes partidas

He sido yo
He sido yo ¡Yo te maté!
¡Fui yo quien se mató!
Soy la piel que arrebato tu inocencia
Soy los labios que quitaron tu brillo
Soy el dedo que tiró del gatillo

En que habré estado pensando
Si en algún momento pensé
¿Cómo he podido ser tan tonto?
¿Cómo pude ser tan cruel?
Si nunca me sentí tan real como cuando tus manos rosaron mi mejilla…




domingo, 1 de abril de 2012

Una extraña conocida

Podría jurar que no te he visto antes
Podría jurar qué no fui yo quien te soñó
Podría jurar qué mi anhelo no fue artífice de tu presencia
Podría jurar hasta hacerme preso de mis palabras atestiguando tu ausencia

Apretando los dientes podría jurar que no miento
Podría jurar hasta el cansancio, hasta quedarme sin aliento
No importa, nada importa, sin pensar juraría lo que no siento
Por ver tu sonrisa una vez más cautivar el tiempo

Y es que ahora eres como una estrella extinta hace ya muchos años
Puedo ver tu luz pero no sentir tu calor...
Eres como un regalo del tiempo a cada momento, a cada instante incesante
Eres agua evaporándose en el desierto..., y perderte es lo que más me duele

Vaya desperdicio ahora estás hueca por dentro.
¡Tú corazón ya no puede sentir amor!
¿Quién le robó el valor a la esperanza?
¿Quién volvió el equilibrio a la balanza?
Si para ti siempre en invierno también fue primavera

Y es que no es posible olvidar las tardes coloridas, donde no adolecía la  adolescencia
En las que te acompañaba al caminar aquella hermosa sinfonía
Dirigida por mi ausencia, aplaudida por mi deseo
Escoltada por el tibio versar del viento
Que con el transcurrir de los años todo olvida
Tú no eras más que un amargo poema a la vida, a mi vida

Ahora...
Como no sentir que se me encoje la piel al saberme cierto...
Al saberme parte de ti y de ti hoy tan muerto
Como no sentirme timado si compre la más hermosa fantasía y ahora no es más que un triste lamento
Un monumento a la inmundicia
Arrebatada de todo por nada a la fuerza de las caricias

Sí ha de ser necesario tu desperdicio
Que venga el tiempo
Que venga la vida
Que venga quien tenga que venir
Y me lo diga...




domingo, 29 de enero de 2012

Insomnio cotidiano



Acostado a tu lado con el ojo pelado
Con la mente distante
De esta realidad inquietante
La ansiedad devorando mi cuerpo
Y mis sueños atentando contra mi conciencia
Le pido a mi cuerpo paciencia...
Pero me angustia la falta de emociones
Trato de aclarar mis pensamientos
Y decirle "algún día" a mis pasiones...

Cobijado en el misterio
De lo que me he convertido
Con el transcurrir del tiempo
Te miro, te adolezco, te respiro
Recostada en el regazo de tu almohada,
Tan dormida, tan sincera
Te pregunto cosas que no preguntaría a cualquiera
¿Nací solo para mí?
¿Sos un simple reflejo de lo que perdí?
¿Estás aquí?
Espero entiendas que no se trata de ti
Ni de tus sentimientos
Tampoco de tus emociones
Porqué te limito a mis razones
Y a lo poco que me conozco
Si no me veo en ti...

Ya al alba de la madrugada
Tomándote como a un espejo
Murmuro que no es mi intención que tú sepas
Lo que a tu cuerpo dormido confieso
Solo es esta displasia del corazón
Haciendo conflicto al palpitar con mi razón
Causando este insomnio,
Irremediablemente cotidiano