domingo, 1 de mayo de 2011

Dulce derrota

Con la miel en los labios
Hoy he conocido los labios que marcan el tiempo de tu corazón...
El rostro que ahora ilumina tus días ha atestiguado mi ausencia en ti...
Mi juicio por fin ha aceptado la razón de la confusión en tu corazón...
Qué triste hoy estoy...
Aunque no en mi... ¡No hoy!

Te he dicho adiós sin una sola palabra, porque...
Saboreé mi derrota en tu boca,
Me ha sabido tan dulce,
Tu suave gemir, como una canción
Arrullando mí ser con caridad... compasión,
Como se acaricia el cuerpo de un amor accidentalmente muerto
Refugiado en tus brazos
Cada beso, caricia, abrazo...
Cada expresión de tu cuerpo...
Parecían suturar cada herida en mi piel,
En mi corazón...
Por un solo instante...
Pidiendo al cielo mi perdón...

Hoy robé de tu piel mi último aliento
Te he tomado entre mis manos como a un ave
Dándote un beso y alzando los brazos
Callado, con una mirada perdida en el silencio te he dicho adiós...
Que tu destino sea bello.